Novas do mundo

Travesera Integral de Picos de Europa

NORABOA ao noso socio Eduardo Sotelo, que participando por primeira vez na Travesera Integral de Picos de Europa, rematou no posto 33.
A Travesera é unha carreira por Picos cun percorrido de 74 quilómetros e 13 000 metros de desnivel acumulado.
 
Deixámosvos a crónica que nos envía Eduardo e tamén o enlace para aqueles que queirades ter máis información e detalles sobre esta proba.

IR Á “TRAVESERA”

“Después de muchos meses de entrenamiento llegó el día en el que demostrar que el esfuerzo tiene su recompensa.

El pasado viernes salimos de Cangas rumbo a Arenas de Cabrales, mi padre, un familiar, mi amigo Miguel y yo. Decidimos salir temprano para llegar a mediodía así ellos podrían aprovechar para hacer algo de turismo mientras yo intentaba dormir una siesta en el hotel, algo que no conseguí seguramente por los nervios. Aun así me planto en la salida de la carrera con muchas ganas de hacerlo bien y con la incertidumbre de no saber a lo qué me voy a enfrentar. En la charla técnica nos “acongojaron” un poco y no las tenía todas conmigo de cómo me iba a desenvolver en este tipo de terreno tan técnico.

El pistoletazo de salida suena el sábado a las 00:00 horas ¡¡¡y allá vamos!!!


Salgo a mi ritmo pero sin dormirme, el primer kilómetro es por carretera para luego tomar una senda que sube hacia los lagos. Aquí el sendero se estrecha y ya se empiezan a producir atascos, el estar posicionado entre los 100 primeros hace que esas reducciones en el ritmo no me afecten. Tiro poco a poco y con mucho cuidado porque la subida hasta los lagos es de 10 km por un auténtico barrizal ¡¡¡en mi vida había visto tal cosa!!! Imposible mantener un ritmo constante, seguir en pie ya era todo un logro. Llego a Vega de Enol en una hora y 45 minutos, voy por encima de mi tiempo esperado, pero el reto es darlo todo y terminar la prueba como sea, ahora no me preocupan los tiempos. Paro en el avituallamiento, relleno los soft flask y salgo rápidamente hacia el refugio de Vega Redonda. En cuanto empieza a picar de nuevo hacia arriba aprovecho para adelantar a alguna gente sin que mi ritmo sea demasiado fuerte, tengo ganas de llegar ya a la nieve… y fue una fiesta!!! Disfruté como un enano en las bajadas, eso sí con cuidado, siguiendo la huella para no caer en el fondo de una grieta o resbalar en la nieve dura y que me haga marchar ladera abajo. Después de esta aventura me enfrento a la temida canal de Mesones (1000 metros de desnivel negativo), en este momento no sentía los pies del frío que me había dejado la nieve. Seguía adelantando a algunos corredores pero reservando para no cargar los cuádriceps. Aquí cometí el grave error de beber en una fuente que encontré, y es que hacía más de media hora que me había quedado sin agua, las consecuencias de esta decisión mal tomada las sufriría posteriormente en  la Canal de Dobresengos. Después de llegar a Caín y parar en el avituallamiento a comer, salí hacia la Canal de Dobresengos (1900 metros de desnivel positivo) con buenas sensaciones en las piernas. La primera parte de la canal la subí perfectamente pero a la mitad empecé a encontrarme mal, apagándome a cada poco y con muy malas sensaciones en el estómago, lo que me llevó a hacer una parada de emergencia detrás de una piedra vomitando todo lo que tenía en el estómago. Durante una hora y media daba dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás. Sentí la tentación de abandonar, en ese estado iba a ser difícil enfrentarme a unos desniveles tan brutales, aun así continúo, poco a poco, como puedo. La gente que me va pasando hace que mi desánimo sea cada vez mayor, pero tiro hasta llegar a Horcada de Caín. Aquí nos comentan que hay que poner crampones, con tranquilidad me siento en el suelo y me calzo los crampones, de vuelta en carrera comienzo a subir los escalones hechos en la nieve, mi ritmo se eleva y siento que recupero las fuerzas, que pasada!!!!

Una hora antes pensaba en abandonar y ahora me encuentro en plena forma!!!


 Al momento ya vuelvo a adelantar a corredores camino del Refugio de Urriellu, allí paro con calma y tomo de todo para reponer el alimento que había vomitado. De nuevo me dirijo a la subida de Collada Bonita, ¡¡¡animalada de subida!!! Allí coincido con Miguel (amiguete de carreras, estaba haciendo una parte de esta con unos amigos, y compañero de viaje). Se alegra de verme tan fuerte y tan bien, sus ánimos me acompañan cuando corono Collada Bonita. Llega otra temida, la Canal de Moñetas (1300 metros de desnivel negativo), es lo más parecido a bajar por una escombrera. La primera parte, gracias a la nieve, la bajo haciendo “culo esquí” y deslizándome con los crampones ladera abajo, la segunda parte no resultó tan sencilla pero bajando con cuidado llego a Vega de Sotres donde tengo mi bolsa de vida. Cargo bien de sólido y me dirijo a la Canal de Jidiellu (1000 metros de desnivel positivo), cuando la veo no me creo que nos vayan a hacer subir por ahí, una locura!!! Sigo a lo mío, pongo el martillo pilón y tiro para arriba sin dar un respiro, me anima mucho el seguir adelantando a corredores y recortando a los que veo más alejados. Corono Collado Valdominguero y empieza de nuevo la fiesta de la nieve, me tiro por ella sin control, sigo fuerte y sigo adelantando a más corredores. En Casetón de Andara se acaba el manto blanco y nos meten por una pista todoterreno por la que me lanzo a toda velocidad hacia el Jitu Escarandi, sigo adelantando a gente, me vengo arriba, al llegar al avituallamiento de Jitu cometo el segundo error, allí me están esperando Miguel y Blas que se sorprenden de lo entero que sigo. Como referencia me comentan que la primera mujer en carrera está cerca. Sin comer apenas salgo rápido pensando que todo lo que me quedaba era bajada… ¡¡¡craso error!!! Adelanto a la chica y al poco de pasarla veo que el camino pica hacia arriba, hacia Sierra Portudera,  empiezo a bajar el pistón pero continúo, aparece al fin la temida Calzada Caoru… De nuevo me espera una tortura medieval, una calzada romana, bajo por ella a bandazos, ahora pienso como pude llegar sin destrozarme los tobillos. Llego a la carretera que da acceso al pueblo, no me quedan fuerzas ni para correr en llano, noto el aliento de un corredor que me hace apretar los últimos metros….

Atravieso la meta y me tiro al suelo, me faltan las fuerzas, no puedo tenerme en pie. Ahora entiendo que sea una de las carreras más técnicas de España. 
META:  15 HORAS, 27 MINUTOS 50 SEGUNDOS. PUESTO 33
QUE ALIVIO, SE ACABÓ LA TRAVESERA. RETO SUPERADO!!!