Frases:2016

Semana 11

«A diferencia de otras facetas de la vida o el deporte en las montañas es fácil diferenciar el éxito del fracaso. No tuvimos elección, seguir o el fracaso absoluto”
 
Louis Lachenal (1921- 1955)   escalador francés.
En 1937 se unió al Club Alpino Francés y en 1942 se matriculó en el curso para conseguir el certificado de guía de montaña. Durante sus prácticas llegó a conocer a Lionel Terray y, más tarde a Gaston Rébuffat, con quienes lograría sus mayores hitos en el alpinismo años más tarde, llegando a convertirse en, posiblemente, la generación de oro del alpinismo francés.
 
A partir de 1945 empezó a dejar huella en el alpinismo. Siempre con Lionel Terray, comenzó a escalar las montañas más difíciles de los Alpes. 
 En 1946, realizaron la cuarta ascensión al espolón Walker (4208 m), en las Gandes Jorasses, y en 1947, la segunda a la cara norte del Eiger (3970 m).
El 3 de junio de 1950, se lograba la primera conquista de un ochomil en toda la historia, la cima del Annapurna a manos de Herzog y Lachenal, no sin polémica. Lachenal, que se encontraba mal y con los dedos de los pies congelados, decidió emprender la bajada solo, ya que su compañero quería seguir disfrutando del momento en la cima.
Cuando finalmente Herzog comenzó a bajar, no solo perdió sus guantes, sino que se encontró a Lachenal tratando de salir de una grieta en la que había caído. Por suerte para ambos, tanto Terray como Rébuffat fueron a su encuentro desde el campo IV y les ayudaron a bajar.
Tardaron más de un mes en volver a la civilización, lo cual le supuso a Lachenal la pérdida de los dedos de los pies, y a Herzog, la de los dedos de pies y manos.