Nuestro búlder: Nuestros petroglifos

NUESTRO BÚLDER: NUESTROS PETROGLIFOS: “PEDRA DO LABERINTO” (ÚLTIMA ENTREGA)

 
 
 
 
 
 
 
Los petroglifos de Mogor, conocidos popularmente como Laberintos de Mogor, es una de las estaciones rupestres más reproducidas y analizadas de toda Galicia. Se encuentra en el lugar de A Barriada, situado en Mogor, una parroquia del ayuntamiento de Marín, provincia de Pontevedra. Forma parte del conjunto de arte rupestre de Terras de Pontevedra.
Se compone de tres conjuntos de grabados rupestres visibles, aunque existieron en la zona hasta siete grupos rocosos con grabados, entre ellos algunos de los escasos laberintos encontrados de momento en Galicia. Constituyen una muestra excepcional del denominado Grupo Galaico de Arte Rupestre, ejemplos de arte rupestre repartidos por toda la comunidad gallega y que tienen su origen entre los años 3.000 y 2.000 A.C.
El motivo del laberinto, característico de los petroglifos de Mogor, es atípico en el conjunto del arte rupestre gallego, conociéndose sólo cinco ejemplos, todos ellos en la provincia de Pontevedra.
La Piedra del Laberinto es una roca de forma alargada, de 5m x 1,5m, en la que se pueden ver unos surcos anchos y profundos alrededor de una cazoleta y con unos apéndices en la parte superior. En el resto de la superficie de la roca hay más combinaciones circulares con cazoletas en el centro y círculos simples, más superficiales que el anterior.
A diferencia de otras representaciones, la figura del laberinto es compleja y no posee un único significado evidente.
Algunas interpretaciones hablan de un ritual funerario vinculado al ciclo continuo de vida, muerte y renacer. 
Otros expertos lo relacionan con procesos de iniciación entendidos desde un punto de vista introspectivo que nos lleva a alcanzar nuestra parte oculta y desconocida que es la que está dentro del laberinto.  
Otras teorías vincularían las representaciones de laberintos europeas con dibujos de coreografías de danzas rituales.