Nuestro búlder: Nuestros petroglifos

NUESTRO BÚLDER: NUESTROS PETROGLIFOS: “ESVÁSTICA DEL MIÑO”

 El Castro de Santa Tecla es un castro galaico y lugar arqueológico que se encuentra en el entorno del monte de Santa Tecla (341 metros de altitud, situado en el extremo más sudoeste de Galicia, en el municipio de A Guarda). Es el más emblemático y visitado de todos los castros gallegos. Fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en el año 1931, teniendo también la consideración de Bien de Interés Cultural.
En este castro podemos encontrar diferentes petroglifos en varias piedras, las últimas campañas de excavaciones arqueológicas los datan 2000 años antes de la ocupación del castro (siglo I a.C. hasta siglo I d.C).
En el museo del castro podemos encontrar diferentes figuras que aparecieron junto a las construcciones castreñas. Entre ellas, la esvástica del Miño, representación de un trisquel entrelazado y cerrado.
Hay opiniones que les atribuyen a estas labras un significado religioso, pero pudieran ser elementos meramente decorativos.
Se supone que formaban parte de los muros de las construcciones, sobresaliendo unos pocos centímetros de la pared, tal como se aprecia en las piedras discoidales de Sta. Tecla. Parece claro que este arte se circunscribe a una etapa tardía de la cultura castreña y los comienzos de la época romana. Respecto a su procedencia, existen opiniones que buscan su origen tanto en el mundo centroeuropeo como en el mediterráneo, radicando el problema en la ausencia, en los dos casos, de piezas y conjuntos decorativos iguales en las zonas intermedias. De lo que no cabe duda, es que se trata de un arte de formación y desarrollo indígena.