Cumbres Emblemáticas 2017

«Cumbres emblemáticas»

EVEREST 8848

El Monte Everest, también conocido en Nepal como Sagarmāthā («La frente del cielo»), en Tíbet como Chomolungm (‘Madre del universo’) y en China como Zhūmùlǎngmǎ Fēng es la montaña más alta del planeta Tierra, con una altura de 8,848 metros sobre el nivel del mar.
Está localizado en la cordillera de Mahalangur Himal, en el continente asiático, y marca la frontera entre China y Nepal. El macizo incluye los picos vecinos Lhotse, Nuptse y Changtse.
 
En 1865, la Royal Geographical Society le dio al Everest su nombre occidental oficial bajo recomendación de Andrew Waugh, Topógrafo General Británico de la India. Ya que parecía haber muchos nombres locales diferentes para la montaña, Waugh eligió nombrarla en honor de su antecesor en el cargo, Sir George Everest, a pesar de las objeciones del propio Everest.
El Monte Everest atrae a muchos escaladores, algunos de ellos montañistas altamente experimentados. Tiene dos rutas principales de ascensión: la ruta por la cara sudoeste o Vía del Collado Sur –desde Nepal- y la ruta noreste o Vía del Collado Norte -desde Tíbet- así como otras trece rutas menos frecuentadas. Aunque la ruta estándar no plantea retos técnicos en escalada considerables, el Everest presenta peligros tales como mal de altura, clima, viento y riesgos significativos como las avalanchas y la   cascada de hielo de Khumbu.
Las rutas comparten un punto en común, la cumbre. Ésta ha sido descrita como del «tamaño de una mesa de comedor». Está cubierta por una capa de nieve, sobre una de hielo, sobre una de roca, y el espesor de la capa de nieve varía de un año a otro.
Por debajo de la cumbre hay un área conocida como el «valle del arcoiris», lleno de cadáveres que aún conservan sus coloridas ropas de invierno. Los últimos 800 metros antes de alcanzar la cumbre se denomina la «zona de la muerte», debido al peligroso mal  de altura, congelaciones, edemas cerebrales y pulmonares. La cantidad de oxígeno que se encuentra en el aire no es compatible con la vida.
 
Los primeros esfuerzos documentados en alcanzar la cima del Everest fueron hechos por montañistas británicos. Con Nepal denegando el acceso a los extranjeros en aquel entonces, los británicos hicieron varios intentos por la ruta de la arista norte del lado tibetano. Después de que la primera Expedición Británica de reconocimiento al Everest de 1921 alcanzó apenas los 7,000 metros en el Collado Norte, la Expedición Británica al Everest de 1922 alcanzó 8,320, siendo la primera vez que un humano escalaba por encima de los 8,000 metros. La tragedia los golpeó durante el descenso por el Collado Norte cuando siete porteadores murieron en una avalancha. La Expedición Británica al Everest de 1924 resultó ser el mayor misterio del Everest hasta el día de hoy: George Mallory y Andrew Irvine hicieron un ataque final a la cumbre el 8 de junio pero jamás regresaron, generando un debate en cuanto a si fueron los primeros en alcanzar la cima. Fueron vistos ese día en lo alto de la montaña, pero desaparecieron entre las nubes, y no fueron vueltos a ver, hasta que el cuerpo de Mallory fue hallado en 1999 a 8,155 metros en la cara norte.
Durante la Expedición Británica al Everest el 29 de mayo de 1953, Tenzing Norgay y Edmund Hillary  lograron el primer ascenso oficial usando la ruta de la arista sureste. El equipo de montañistas chinos compuesto por Wang Fuzhou, Gongbu y Qu Yinhua lograron el primer ascenso documentado del pico desde la Arista Norte el en 1960.

Hasta 2016, permanecen en la montaña cerca de 200 cadáveres, algunos de ellos sirven como puntos de referencia en la ascensión.